Candelario Navarro entre el bien y el mal. Antihéroe “redondo” de la narrativa de Gregorio Martínez – Christian Reynoso

Artículo completo publicado en D’Palenque: literatura y afrodescendencia. Año IV, N° 4, 2019 

“Siempre he vivido así, en la creencia y el vicio, mirando con un ojo la virtud aquí, y con el otro la perdición allá, probando de las dos para ver si de esa combinación sale la sazón que uno anda buscando en la vida” (21)2 , dice Candelario Navarro, el personaje principal de Canto de sirena (1977), novela con la que Gregorio Martínez (Coyungo, 1942 – Virginia, 2017), pasó a ocupar un lugar importante en la literatura peruana, después de su primer libro, el de cuentos Tierra de caléndula (1975).

La disyuntiva que plantea esta forma de ver la vida: los extremos que hay entre la creencia y el vicio, la virtud y la perdición —léase entre el bien y el mal—, hacen atractivo el discurso de dicho personaje. Llama la atención la ambivalencia y/o antagonismo en el que Candelario vive, actúa, se mueve, yendo de un extremo a otro para buscar aquella sazón que corona la existencia, la vida misma y su razón de ser en el mundo. Más adelante dice: “…mi compromiso no es con Dios sino con el diablo, él me ha dicho que no puedo recibir plata ni regalos, solo debo gozar, mi trabajo es para el goce solamente…” (138). Es pues Candelario un gozador por excelencia. A ello se suma otros elementos que configuran su personalidad: la identidad afro que lo distingue, la experiencia vivencial de sus más de ochenta años y la cultura popular que lo nutre, que le permiten construir un discurso que linda entre el conocimiento y la sabiduría —salpicado de atrevimiento, descaro, humor, erotismo, religiosidad, crítica, conciencia social, entre otros— y que, al ser revelado, se constituye como el eje principal de la narración, su narración.

En el presente ensayo nos acercamos a este singular personaje para revisar algunas de sus características. En principio, su génesis y aparición temprana en un cuento de Tierra de caléndula para luego verlo en su plenitud en Canto de sirena; en seguida, cómo el personaje se construye y se lee desde la perspectiva de lo que Walter J. Ong llama “personaje redondo”; finalmente, contrastamos al personaje de ficción con el personaje real que sirvió de modelo para su construcción, para establecer algunas relaciones y diferencias entre ellos y la forma cómo el personaje expresa a la persona.

Texto completo PDF

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *